Cartas sobre La verdad del golpe militar

Dr Juan Almendares

Por el Dr Juan Almendarez

Dr Juan Almendares

“Esta civilización está gravemente enferma -’enferma de muerte’, dice ahora Jean Ziegler- y para evitar un desenlace fatídico y fatal es necesario intentar cambiarla… hay que revertir la historia, subvertirla y lanzarla en otra dirección”. Ultimo discurso de Ignacio Ellacuría, diez días antes de ser asesinado, el seis de noviembre 1989. (Jon Sobrino: Fuera de los pobres no hay salvación).

El camino que conduce a la paz, a la justicia social y climática nunca comienza con el crimen y la infame mentira. Nuestros pueblos tienen conciencia y viven la verdad del sufrimiento.

Escribo esta carta con el alma desgarrada ante el dolor que sufre nuestro pueblo en un mundo donde a cada momento se mata con toda impunidad a los seres humanos y al cuerpo y el espíritu de la Madre Tierra.

El 28 de junio del 2010; se cumplirá un año de haberse perpetrado el golpe militar en Honduras. Las fuerzas promotoras nacionales e internacionales que mantienen el poder después de la ruptura de la Carta Magna de la República le llamaron “transición constitucional” o simplemente “golpe” para omitir la palabra militar.

Las respuestas de las fuerzas opresoras a las demandas de humanidad y de justicia del pueblo organizado han sido la planificación y ejecución de la persecución, encarcelamiento, el asesinato, la tortura, y los tratos crueles inhumanos y degradantes por los aparatos represivos: militares, policiales, sicarios, ejércitos privados y de ocupación.

Amenazas, atentados y asesinatos
La brutalidad represiva se ha producido contra los miembros de base, cuadros intermedios y altos dirigentes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP); así como simpatizantes y familiares.

Las amenazas han estado centradas en el mes de mayo 2010 contra Carlos H. Reyes, presidente, Porfirio Ponce Valle, (vicepresidente), Douglas Gómez (herido de bala) y otros miembros del Sindicato STYBYS. En igual forma han sido objeto de amenazas y persecución: Rafael Alegría y Juan Barahona; (altos dirigentes de la Resistencia) y el poeta Candelario Reyes.

Pedro Antonio Gómez (24 años) hermano y Oscar Tulio Martínez (cuñado) de Arcadia Gómez (ex Ministra Social en el gobierno de Zelaya), fueron asesinados.

La violencia de género, el femicidio y los crímenes contra la comunidad LBGT, el asesinato del compañero lenca Olayo Martínez miembro del COPINH y el incendio de la radio garífuna articulada a OFRANEH, son indicadores del carácter militar racista, sexista y homofóbico de las fuerzas golpistas que continúan en el poder.

Huelgas de hambre
Cuatro huelgas de hambre se han gestado contra los aparatos ideológicos, jurídico, mediático y represivo del Estado; como protesta no violenta al abuso de poder. Y una quinta contra el magisterio nacional.

La primera el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma. de Honduras (Sitraunah) ante el despido masivo y la violación del fuero sindical que pone en peligro los derechos de toda la clase trabajadora del país.

La segunda por parte de los jueces Luis Alonso Chévez de la Rocha, Ramón Enrique Barrios y Guillermo López Lone; el defensor público Osmán Fajardo Morel y la magistrada Tirza del Carmen Flores Lanza; quienes fueron despedidos por la Corte Suprema de Justicia por ser honestos, justos y actuar contra la impunidad de los funcionarios golpistas.

La tercera por los campesinos del Movimiento Unificado del Aguan (MUCA) que han sido desalojados violentamente de sus tierras por la oligarquía aliada con el ejército, la policía, sicarios y guardias privados.

La cuarta huelga de hambre por los sectores magisteriales que han sido despedidos y reprimidos (catorce maestros han sido asesinados desde que ocurrió el golpe militar.

La quinta por padres de familia que coinciden con los argumentos del gobierno y la campaña mediática que acusa al magisterio de ser culpable de las fallas en el sistema educativo. Estos padres tampoco se solidarizan con las familias de los maestros asesinados.

El silencio de las jerarquías religiosas
El aparato represivo de la jerarquía religiosa (católica y evangélica) aliada del ejército y la oligarquía ha guardado silencio de los crímenes y de la persecución, expulsión desnacionalización del sacerdote Andrés Tamayo, defensor del bosque y los derechos humanos. En igual forma se ha enmudecido al ser amenazados a muerte los sacerdotes Fausto Milla e Ismael Moreno por defender los derechos del pueblo.

La guerra mediática
Se ha desatado una campaña mediática multimillonaria basada en la vieja Doctrina de la Seguridad Nacional, la Guerra de Conflictos de Baja Intensidad para presentar al FNRPP como el enemigo que hay que fragmentar y aniquilar.

Se ha instrumentalizado a periodistas equilibristas, aparentemente neutros o rambos mediáticos cuyas armas son la calumnia, la desinformación y un silencio criminal frente a las amenazas que han sido objeto sus propios colegas y sobre el asesinato de siete periodistas.

La informática y los sistemas de comunicación han contribuido a crear el terror mediático y la guerra psicológica y de la cuarta generación. El control y espionaje electrónico de celulares, teléfonos e internet es una práctica frecuente en Honduras. La empresa nacional de telecomunicaciones continúa bajo el control militar.

El periodista al servicio del pueblo ha sido reprimido, torturado y asesinado. El comunicador social cuando carece de ética y de humanidad se torna cómplice del crimen y de la violación de los derechos humanos.

La guerra mediática es un componente esencial de la guerra de cuarta generación y de la guerra irregular.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Design: NewWpThemes | Powered By Medical Wordpress Themes