Retorno de Honduras, divide a la OEA

La OEA se reunirá con ex funcionarios de Mel Zelaya y el gobierno actual

La Asamblea de la OEA, está divida por el deseo de reincorporar a Honduras

José Miguel Insulza declaró el domingo que la OEA está dividida acerca de si Honduras debe regresar de inmediato a la organización o si el país tendría que cumplir otras exigencias, como permitir el regreso del presidente depuesto Manuel Zelaya.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos dijo que las divisiones persisten pese a que el presidente hondureño Porfirio Lobo ha realizado una serie de acciones nacionales e internacionales al respecto, incluyendo la aceptación de la visita de miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al país, con el propósito de que la OEA le levante la suspensión.

“Todos estamos de acuerdo acerca de la conveniencia de un pronto retorno de Honduras”, dijo el chileno Insulza en su discurso de inauguración de la XL Asamblea General de cancilleres de los estados miembros.

“La única diferencia está en que algunos consideran que ello debe ocurrir sin mayor demora y otros creen que es necesario exigirle condiciones adicionales”, agregó.

Entre esas condiciones figura el exilio en que se encuentra “el ex presidente Zelaya en contravención a las normas de derechos humanos y a la propia constitución de Honduras”, afirmó Insulza, quien al llamar “ex presidente” a Zelaya corroboró su afirmación hecha minutos antes en su discurso de que el esfuerzo internacional para restituirlo al cargo ha fracasado definitivamente.

Honduras fue suspendida de la OEA el 4 de julio, seis días después de la destitución de Zelaya por un golpe de Estado.

Así, con la ironía de haber sido sede el año pasado, Honduras no está presente en la asamblea que concluirá el martes en Lima.

A su ausencia se sumó la de Cuba, suspendida hace 50 años por tener en el comunismo un régimen “incompatible” con el sistema interamericano. Sólo están presentes delegaciones de 33 países.

“Es raro que después de haber sido país sede el año pasado (Honduras) no esté hoy aquí”, dijo Albert R. Ramdin, secretario general asistente de la OEA.

Aunque Lobo ha sido reconocido por la mayoría de estados regionales, no ha dispuesto todavía el retorno incondicional de Zelaya.

“Esa es una situación que… me parece insostenible”, dijo Ramdin en una entrevista con The Associated Press horas antes de que hablara Insulza. “Necesitamos encontrar formas para que Honduras sea miembro de la OEA otra vez”.

Zelaya, hacendado hondureño y allegado al movimiento regionalista del presidente venezolano Hugo Chávez, inauguró la asamblea el año pasado en San Pedro Sula. Horas antes había pedido junto al presidente ecuatoriano Rafael Correa la desaparición de la OEA, acusándola de ser una organización anacrónica y pro estadounidense.

Ramdin cree que el retorno de Honduras debería ser una prioridad de la OEA por dos motivos: es uno de los países más pobres de la región y no recibirá ayuda de ninguna institución del sistema interamericano mientras esté suspendido y, segundo, es necesario cortar el sufrimiento del pueblo hondureño por errores cometidos por sus dirigentes políticos.

“Debemos ser pragmáticos, sin olvidar los principios”, dijo el diplomático surinamés.

En San Pedro Sula los cancilleres revocaron la suspensión de Cuba después de medio siglo. La isla caribeña, que comparativamente con Honduras no ha realizado elecciones populares en ese lapso ni ha cambiado de sistema político de gobierno, ha dicho que no retornará a la OEA y ha pedido más bien la desaparición de ésta.

El viernes, Lobo dijo en Tegucigalpa que, si la OEA se niega a aceptar a Honduras otra vez entre sus miembros activos, entonces “ni modo”.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Design: NewWpThemes | Powered By Medical Wordpress Themes