Arizona apeló fallo contra ley 1020

Con una imagen de la Virgen de Guadalupe encabezan las protestas

Con una imagen de la Virgen de Guadalupe encabezan las protestas

Arizona le pidió el jueves a una corte de apelaciones que suspenda el fallo de una jueza que detuvo la aplicación de gran parte de la nueva ley migratoria de ese estado fronterizo, mientras manifestantes colmaban la ciudad de Phoenix y la policía arrestaba a 50 de ellos.

El gobierno estatal apeló ante la Corte Federal del 9no Circuito en San Francisco, y la gobernadora republicana Jan Brewer dijo que el fallo de la jueza federal Susan Bolton que frenó la ley el miércoles era apenas “un bache en el camino”.

Afuera del Capitolio estatal, cientos de manifestantes comenzaron a marchar al amanecer y se reunieron frente a los tribunales federales donde Bolton emitió su fallo. Luego, siguieron hasta la oficina del alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio, que ha convertido la captura de indocumentados en una de sus banderas políticas.

Agentes del alguacil arrestaron al menos a 32 personas luego que éstas obstruyeron la entrada de la cárcel del condado y golpearon las puertas metálicas. Oficiales con uniformes antidisturbios salieron y comenzaron a arrestar a los manifestantes que no se movían.

Decenas más quedaron detenidos durante el día por intentar cruzar una línea policial, entrar a áreas restringidas o sentarse en la calle y negarse a moverse de ahí. Entre ellos estaban el ex senador estatal Alfredo Gutiérrez, candidato a gobernador en el 2002, y un fotógrafo del diario Arizona Republic.

Los manifestantes coreaban “¡Alguacil Joe, aquí estamos, no viviremos con miedo!”. Uno de ellos tocaba un tambor, vestido con una cabeza de Arpaio de papel maché y un disfraz de presidiario.

Arpaio dijo que pensaba cumplir con una operación planeada para el jueves en busca de inmigrantes ilegales.

“Mis agentes los arrestarán y les podrán ropa interior rosada”, dijo Arpaio, refiriéndose a uno de sus extraños métodos de castigo contra los prisioneros. “Cuenten con ello”.

Arizona, con más de 400.000 habitantes indocumentados, es el epicentro del debate sobre la inmigración ilegal en Estados Unidos. Su frontera con México es territorio de contrabandistas, así como de traficantes de drogas y seres humanos, y los que apoyan la estricta nueva ley dicen que los indocumentados le cuestan grandes sumas de dinero al estado en salud, educación y otros servicios.

La jueza Bolton recibió algunas amenazas desde que emitió su fallo, dijo David Gonzales, policía judicial de Arizona y responsable por la seguridad de los magistrados del fuero nacional. Agregó que su agencia toma algunas de las amenazas con seriedad.

Bolton recibió miles de llamadas y correos electrónicos desde el miércoles, dijo Gonzales: algunos eran positivos, pero otros eran “de gente que mostraba su enojo y que expresó su descontento de manera pervertida”.

Al mismo tiempo, la policía de Yuma investigaba un presunto balazo encontrado el jueves en la oficina del congresista demócrata Raúl Grijalva, un fuerte crítico de la ley migratoria.

En Nueva York, unos 300 activistas por los derechos de los inmigrantes protestaron el jueves frente a los tribunales federales de Manhattan. “Ganamos una pequeña batalla en Arizona, debemos continuar la guerra”, les dijo el concejal local Jumaane Williams, hijo de inmigrantes caribeños.

En Los Angeles, unas 200 personas ocuparon una esquina de mucho tránsito en el centro a las 10 de la mañana, lo que obligó a la policía a cerrar el paso al tráfico. No hubo arrestos.

Bolton estimó que el gobierno del presidente Barack Obama tiene buenas posibilidades de triunfar con su argumento de que la ley de inmigración federal prevalece sobre la legislación estatal.

Sin embargo, el promotor clave de la ley de Arizona, el representante republicano Russell Pearce, opinó que la jueza se equivocó, y él pronosticó que el estado ganará el caso al final.

En su fallo, Bolton retrasó la aplicación de las disposiciones más controvertidas de la ley, incluso una que obligaba a la policía a que solicitara la licencia de conducir, pasaporte u otro documento de identidad de una persona si tenía razones para sospechar que ingresó sin documentos al país.

También puso en suspenso partes de la ley que obligaban a los inmigrantes legales a portar sus documentos en todo momento y que prohibía a los trabajadores indocumentados solicitar trabajo en lugares públicos, como en estacionamientos.

La jueza también prohibió a los policías estatales detener sin orden judicial a sospechosos de ser inmigrantes sin documentos.

Kris Kobach, profesor de derecho de la Universidad de Misurí-Kansas City que ayudó a redactar la ley, dijo que probablemente pase un año antes de que una corte de apelaciones federales tome una decisión definitiva sobre el caso.

“Esto es un contratiempo”, dijo Kobach. “Lo importante es que todos los abogados ante la corte de la jueza Bolton saben que éste es el primer lanzamiento en un partido de béisbol muy largo”.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Design: NewWpThemes | Powered By Medical Wordpress Themes