Improbable que Senado apruebe el Dream Act

El representante Luis Gutiérrez, centro, flaqueado por el líder de mayoría en el Senado Whip Richard Durbin, izquierda, y por la secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano.

El representante Luis Gutiérrez, centro, flaqueado por el líder de mayoría en el Senado Whip Richard Durbin, izquierda, y por la secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano.

Los inmigrantes ilegales que hace más de una década eran adolescentes esperanzados en forjar un camino legal a la ciudadanía, prometen hacer de la Dream Act _una ley que permitiría normalizar el estatus migratorio de jóvenes nacidos en el extranjero y llevados a Estados Unidos durante su niñez_ un tema de campaña para las elecciones del 2012, aun cuando probablemente sean demasiado viejos para beneficiarse de ella si es aprobada entonces.

La Dream Act (siglas en inglés de la Ley para el Desarrollo, la Asistencia y la Educación de Menores Extranjeros) fue aprobada el miércoles en la Cámara de Representantes, pero es improbable que pase por el Senado, y la Cámara difícilmente retomará el tema una vez que nuevo liderazgo republicano asuma el control de la nueva legislatura.

El Consejo Nacional de La Raza y otros grupos defensores de los inmigrantes saben que las probabilidades de tener una reforma migratoria integral son mínimas por el momento. Por ello han puesto la mira en una medida que creen generará más simpatía de los estadounidenses, sumando a su causa a una coalición de sindicatos, la Conferencia de Obispos Católicos y hasta al secretario de Defensa Robert Gates. Y cuando llegue el 2012, dicen, los medios de comunicación de habla hispana estarán llenos de anuncios contra los legisladores que votaron en contra de la Dream Act.

“Muchos de nosotros venimos de familias con estatus (migratorio) mixto. No podemos votar, pero nuestros familiares y amigos sí”, dijo Julieta Garibay, de 29 años, una promotora de la ley desde que se presentó en el 2001. “Nuestros aliados recordarán quién votó y cómo votó, y los harán rendir cuentas de eso en el 2012″.

La Dream Act proveería a los individuos que califiquen, y de hasta 29 años de edad, un camino a la ciudadanía si asisten a la universidad o se unen al ejército. Se calcula que 2,1 millones de inmigrantes podría ser elegibles, aunque probablemente un número más pequeño cumpliría con los requisitos de la ley.

“La Dream Act es extremadamente poderosa por esa razón, porque tiene un impacto en los niños que llegaron a temprana edad, quienes hicieron lo que se les pidió, no se metieron en problemas y sólo quieren recibir educación o unirse al ejército”, dijo la subdirectora del grupo America’s Voice Lynn Tramonte.

Los detractores de la iniciativa dijeron que perjudicaría a los estadounidenses en momentos en que la nación enfrenta una tasa de desempleo de 9,8%. Otros criticaron la edad máxima de 29 años.

“Esos son niños bastante crecidos”, dijo el republicano Lamar Smith durante el debate en la Cámara de Representantes. Smith calificó el proyecto como “una pesadilla” y pronosticó que el gobierno estadounidense sería incapaz de revisar los antecedentes de todos los solicitantes.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Design: NewWpThemes | Powered By Medical Wordpress Themes